noticia principal

                                                      

Efemérides

54Grado.com : Hoy es sábado 25 de junio del 2022. Faltan 189 días para el año 2023. Temperatura: 29ºC y 31ºC y la mínima entre 20ºC y 22ºC. :.... Efemérides Nacionales: 1767. Las autoridades coloniales aplican la orden de expulsión de la congregación religiosa de los Jesuitas, promulgada el 2 de abril de este año por el rey de España Carlos III. 1849. El Congreso Nacional le otorga una pensión vitalicia de 200 pesos a doña Juana Ramírez de Montenegro, hija del brigadier Juan Sánchez Ramírez, héroe de Palo Hincado y caudillo en la Reconquista. 1944. La ciudad de La Vega ofrece una esplendida recepción a Juan Pablo Duarte. 1845. El presidente Pedro Santana hace de conocimiento haber recibido del general Antonio Duvergé, comandante de las fronteras del Sur, el resultado de las últimas operaciones frente al ejército enemigo. 1849. Santiago Espaillat Velilla es elegido presidente por el Concejo Conservador como sustituto del renunciante Presidente Manuel Jimenes, pero no lo acepta, argumentando su avanzada edad, por lo que es designado el coronel Buenaventura Báez. 1878. Los liberales cibaeños obligan al general Cesáreo Guillermo a abandonar el poder, tomando el control absoluto del país el general Ignacio María González. 1916. Tropas de ocupación militar de los Estados Unidos salen de Montecristi hacia Santiago, en cuyo trayecto se producen varios choques con patriotas dominicanos, siendo el más importante el escenificado en la Barranquita, el 3 de julio. 1947. El gobierno dominicano solicita al de Colombia otorgar el beneplácito a su próximo representante diplomático, licenciado Joaquín Balaguer. 1965. Tiene lugar el fracasado el intento de asalto al cuartel de la Policía y la fortaleza del Ejército en San Francisco de Macorís, en el que fueron muertos 16 jóvenes; 25 resultaron heridos y decenas detenidos. 1997. La Gaceta Oficial No. 9957 publica la Ley 139-97, sobre traslado para los lunes de los días feriados que coincidan con los martes, miércoles, jueves o viernes. - Este 25 de junio se cumplen 31 años de la muerte del pensador francés Michel Foucault 2002. El Congreso Nacional aprueba la reforma constitucional que, entre otras disposiciones, restauró la reelección presidencial (del presidente Hipólito Mejía) y la eliminación de los colegios electorales cerrados. 2007. El influyente matutino de la capital estadounidense The Washington Post, denuncia en un reportaje que el sistema carcelario de la República Dominicana está basado “en reglas coloniales, dictatoriales y todavía prevalece la aplicación del Código Napoleónico”. 2014. Dos desconocidos asesinan de varios disparos al regidor peledeista de Bayaguana, Renato de Jesús Castillo Hernández, al sorprenderlo frente a un colmado cuando entraba a su vehículo. 2015. Es designado con el nombre del “Presidente Profesor Juan Bosch y Gaviño”, el edificio que aloja las Oficinas Gubernamentales de la Presidencia, localizado en la intersección de las avenidas México y doctor Delgado. - El director de Aduanas, Fernando Fernández, se retracta de su acusación formulada semanas antes en el sentido de que el proyecto de la ley orgánica de Aduanas, se ofreció, se vendió y se compró”. 2020. Estados Unidos incluye la República Dominicana y Nicaragua en su “lista negra” de países que no hacen lo suficiente para combatir el tráfico de personas, manteniendo a Venezuela y Cuba, mientras felicita a Bolivia por sus esfuerzos “para acabar con esta lacra”. Internacionales: 1533. Muere María Tudor, reina consorte de Luis XII de Francia. 1549. San Francisco Javier se embarca en la península malaya en dirección hacia Japón. 1806. Fuerzas británicas al mando del brigadier General Sir William Carr Beresford, inician el desembarco en las playas de Quilmes, Buenos Aires, Argentina, cuya seguridad estaba al mando del Virrey español Rafael de Sobremonte, intenta una defensa pero es derrotado. 1876. La columna del general estadounidense George A. Custer, es aniquilada en “Little Bighorn”, por una confederación compuesta por indígenas “sioux”, “arapaho” y “cheyenne”, comandada por el jefe indio “Toro Sentado”. 1912. En el interior de la provincia de Santa Fe (Argentina), se inica la rebelión agraria conocida como el Grito de Alcorta. 1950. El Ejército Popular de Corea del Norte bajo el mando de Kim Il-sung, invade Corea del Sur, precipitando el estallido de la Guerra de Corea. 1961. El gobierno iraquí de­clara que considera a Kuwayt como parte de su territorio nacional. 1965. El expresidente Joaquín Balaguer retorna al país en plena guerra civil, luego de permanecer cerca de tres años exiliado en los Estados Unidos. 1967. El boxeador estadounidense Cassius Clay es condenado a prisión por declararse perseguido de conciencia al negarse a enrolarse en el ejército para participar en la guerra de Viet Nam. 1975. En Chile, la dictadura militar de Pinochet detiene a la dirección política clandestina del Partido Socialista de Chile. 1986. El Congreso de los Estados Unidos autoriza fondos para ayudar a la “contra” nicaragüense. 1991. Croacia y Eslovenia declaran su independencia de Yugoslavia. Dos días después empezaría la Guerra. 1997. Muere el oceanógrafo francés, Jacques Cousteau, destacado investigador de los mares del mundo. 2005. Desconocidos secuestran al director de la Unidad de Lucha Contra la Corrupción de Haití, Amos Durosier, los que exigen un rescate económico para liberarlo por sus captores. 2006. Un grupo de secuestradores ligado al brazo de Al Qaeda en Irak anuncia en una página de Internet la “ejecución” de los cuatro diplomáticos rusos secuestrados el 3 de junio en Bagdad, ante la negativa de Moscú a retirar sus tropas de Chechenia y liberar los prisioneros musulmanes. 2009. Panamá acuerda pagar US$6.050.000 al Gobierno de Chile y a los familiares del general chileno José Alejandro Bernales, fallecidos en un accidente del helicóptero que se precipitó sobre el barrio de Calidonia en la ciudad Panamá, el 29 de mayo de este año. - Muere por un paro cardíaco, el rey del pop estadounidense Michael Jackson. 2012. El presidente de Bolivia, Evo Morales, acusa a opositores de derecha y a policías de rangos bajos de gestar un golpe de Estado a instancias de un conflicto por mejoras salariales para los agentes, que se mantienen amotinados tras rechazar un acuerdo que sus representantes firmaron con el Gobierno. 2015. La Unión Europea y Cuba celebran en Bruselas su primera reunión del diálogo estructurado sobre derechos humanos para determinar las modalidades de esa parte de su renovada relación, que incluye alcanzar un acuerdo de diálogo político y de cooperación. - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibe el aval del Tribunal Supremo a los subsidios federales para adquirir seguros médicos, de los que dependen más de seis millones de ciudadanos. 2018. Autoridades colombianas identifican los cuerpos de los tres ecuatorianos del equipo de prensa del diario El Comercio de Quito –periodista Javier Ortega (32 años), fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60)–, asesinados en cautiverio tres meses antes por rebeldes disidentes de las FARC en la frontera. 2019. El representante dominicano en la misión especial del Consejo de Seguridad de la ONU, embajador José Singer, solicita al organismo fortalecer la Misión Política que sustituirá a la Minusjusth en Haití, debido a la fragilidad política, económica e institucional de ese país. - El Ejército de Nicaragua anuncia la captura de dos ciudadanos egipcios y dos iraquíes, señalados como presuntos miembros de la organización terrorista Estado Islámico (EI), quienes eran perseguidos por países vecinos ante la posibilidad de que ingresaran a Estados Unidos. 2020. El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una comparecencia ante el Parlamento Europeo, avanza que la vacuna contra el coronavirus podría estar disponible en el plazo de un año, a tenor del centenar de investigaciones que hay en marcha a nivel mundial. 2021. Derek Chauvin, el expolicía de Minneapolis que asfixió con su rodilla al afroestadounidense George Floyd, fue sentenciado a 22 años y medio de prisión por el juez del caso, Peter Cahill, quien impuso 10 años más por el delito de asesinato en segundo grado, incluido el abuso de poder.

mausan y noticia en vivo

Las Calientes Nacionales

Buscar este blog



                     


 

lunes, 6 de diciembre de 2021

Maltratos y expulsiones de haitianos de República Dominicana

AP
Dajabón, RD

Bien-Aimé St. Clair frunció el ceño mientras el flujo de migrantes haitianos pasó frente a él. Acusados de vivir en la República Dominicana ilegalmente, sabían que no tenían opción sino cruzar la frontera de regreso a Haití.

Pero St. Clair, de 18 años, dudaba. Le gritó a un agente de migración.

“¡Patrón! ¡Wey! Yo no conozco a nadie ahí”, gritó en español, señalando hacia Haití mientras permanecía en la frontera entre los dos países que comparten en la isla La Española.

St. Clair era un niño cuando su madre lo llevó a la República Dominicana, y aunque su vida ha sido difícil —su mamá murió cuando era chico, su padre desapareció y él quedó solo al cuidado de su hermano discapacitado— es la única vida que ha conocido.

Y ahora, lo forzaban a irse, como a más de 31.000 personas deportadas por la República Dominicana a Haití este año, más de 12.000 de ellos en tan sólo los últimos tres meses —un incremento enorme, según observadores.

Mientras el resto del mundo cierra sus puertas a los migrantes haitianos, el país que comparte una isla con Haití también toma medidas severas de una manera que activistas por los derechos humanos dicen que no ha sido vista en décadas.

El incremento en el maltrato a los haitianos del país, dicen, coincidió con la llegada de Luis Abinader, quien asumió la presidencia en agosto de 2020.

Acusan al gobierno de apuntar a poblaciones vulnerables, de separar a niños de sus padres y de realizar perfilamiento racial — Haití es abrumadoramente negro, mientras que la mayoría de los dominicanos se identifican como mestizos. Las autoridades dominicanas, dicen los activistas, no sólo buscan a haitianos que recientemente cruzaron ilegalmente a la República Dominicana, sino también a quienes han vivido allí desde hace mucho tiempo.

“Nunca antes se había visto”, dijo William Charpantier, coordinador nacional de la organización sin fines de lucro Mesa Nacional para las Migraciones y los Refugiados en República Dominicana. “El gobierno ha asumido eso como si estuviéramos viviendo una guerra”.

Han arrestado a haitianos que cruzaron ilegalmente a República Dominicana; a haitianos cuyos permisos de trabajo dominicanos han expirado; a los nacidos en la República Dominicana de padres haitianos a quienes se les negó la ciudadanía; incluso, dicen los activistas, a dominicanos negros nacidos de padres dominicanos a quienes las autoridades confunden con haitianos.

Los funcionarios y activistas haitianos también dicen que el gobierno viola leyes y acuerdos al deportar a mujeres embarazadas, separar a los niños de sus padres y arrestar a las personas entre las 6 de la tarde y las 6 de la mañana.

Mientras tanto, los activistas dicen que la hostilidad contra los haitianos aumenta desde que Abinader desató una serie de acciones antihaitianas.

Por ejemplo, suspendió un programa de visas de estudiantes para haitianos, prohibió a las empresas que más del 20% de su fuerza laboral fuera de trabajadores migrantes y ordenó a los migrantes haitianos que registren su localización.

Anunció una auditoría de unas 220.000 personas a las que anteriormente se les otorgó estatus migratorio para determinar si todavía califican, y advirtió que cualquiera que proporcione transporte o vivienda a inmigrantes indocumentados será multado. Y suspendió los pagos de pensión que se adeudan a cientos de extrabajadores de la caña de azúcar, la mayoría de ellos haitianos.

Las medidas siguen al anuncio de Abinader en febrero de que su administración construiría un muro multimillonario de 190 kilómetros a lo largo de la frontera con Haití.

La construcción ha comenzado. Mientras tanto, la vida se ha vuelto cada vez más miserable para los haitianos que permanecen en República Dominicana y para aquellos que, como St. Clair, han sido deportados.

El adolescente vio cómo el autobús que lo dejó en la frontera se alejaba vacío a excepción de un machete, un martillo y otras herramientas de trabajo que llevaban los otros migrantes cuando fueron detenidos.

”¡Wey!” gritó. 

No hubo respuesta. St. Clair chasqueó la lengua y suspiró.

Haití y la República Dominicana han tenido una relación cautelosa y difícil desde hace mucho, manchada por una masacre en 1937, en la que miles de haitianos fueron asesinados por el régimen del dictador dominicano Rafael Trujillo.

El racismo y el rechazo a los haitianos aún es palpable: los dominicanos los maldicen o hacen comentarios despectivos cuando los ven en la calle.

Aun así, se creía que cientos de miles de haitianos vivían en la República Dominicana incluso antes de que muchos huyeran de Haití en los últimos meses a raíz del asesinato del presidente Jovenel Moïse, un terremoto de magnitud 7,2, una grave escasez de combustible y un aumento en los secuestros y la violencia relacionada con las pandillas.

“No venimos aquí para acaparar el país. Es para sobrevivir”, dijo Gaetjens Thelusma, del grupo sin fines de lucro Salvaremos a Haití.

El gobierno ha dicho en varias ocasiones que trata a los migrantes de manera humana. Abinader dijo recientemente a las Naciones Unidas que su país había soportado por sí solo la carga de hacer frente a las diversas crisis de Haití, sin mucha ayuda del resto del mundo.

Si bien su país ha demostrado solidaridad y colaboración con Haití y seguirá haciéndolo, dijo, “también les reitero que no hay, ni habrá jamás una solución dominicana a la crisis de Haití”.

Sus propios ministros se han referido sombríamente a los haitianos como invasores: al hablar a favor del muro fronterizo, Enrique García, director general de Migración, dijo en octubre que “no podemos perder nuestro país”.

”¿Qué es lo que te queda a ti cuando tienes un vecino que ya tú no lo aguantas? Proteger tu casa, tus bienes y tu familia”, dijo a D’Agenda, un programa de noticias de la televisión local.

Y a principios de noviembre, Jesús Vázquez, ministro del Interior y Policía de la República Dominicana, inauguró la primera de varias docenas de oficinas donde se requerirá que los extranjeros se registren.

Dijo a los periodistas: “La principal amenaza que tiene la República Dominicana en el día de hoy es Haití, y nosotros estamos llamados a defender el suelo patrio”.

Rosemita Doreru tenía nueve meses de embarazo cuando fue detenida a principios de noviembre en un hospital de Santo Domingo, la capital. Más tarde fue deportada, y dejó atrás a tres niños pequeños.

“Todos los días me preguntan a mí: ‘¿Cuándo viene mamá? ¿Cuándo viene mamá?’”, Dijo su compañero, Guens Molière. “Lloran casi todos los días”.

Dio a luz en Haití. Molière sigue enojado porque los funcionarios no le permitieron enviarle una maleta con su ropa y artículos para su recién nacido antes de que fuera deportada. Y no sabe qué pasará después —no puede pagar los 260 dólares que los traficantes de personas cobran ahora para cruzar ilegalmente a mujeres embarazadas y con niños pequeños a la República Dominicana.

Doreru no está sola en su miseria. En una tarde reciente en Dajabón, las autoridades deportaron a más de 40 niños no acompañados y a decenas de mujeres lactantes, dijo Rolbert Félicien, del Instituto de Investigación y Bienestar Social, una organización sin fines de lucro. Si los padres o parientes de los niños no son localizados, se los coloca en un orfanato en Haití.

Decenas de migrantes haitianos entrevistados en otras ciudades y pueblos dominicanos acusaron a la administración de Abinader de tratarlos “como perros”.

Ese trato no está reservado sólo para quienes ingresaron al país de manera ilegal. En un bullicioso día de mercado en la polvorienta ciudad fronteriza de Dajabón, al menos un funcionario dominicano utilizó una pistola paralizante contra los migrantes que cruzaron la frontera legalmente para comprar y vender mercancías.

“Deportaciones en todos los países hay, pero están maltratando a los haitianos”, dijo Sabrina Bierre, una vendedora ambulante de 25 años que vende ropa usada y otros artículos en una zona de Santo Domingo conocida como Pequeño Haití. “Son indocumentados, pero no son animales”.

A principios de este mes, Véronique Louis, de 26 años, dio a luz a una hija en un hospital de Santo Domingo. Regresó días después para recibir tratamiento adicional porque la cesárea no fue bien practicada, pero el personal médico le negó atención, según su esposo Wilner Rafael.

“Que no estaban atendiendo a los morenos, y que los haitianos no son gente”, dijo. Louis asintió.

Louis tiene ahora una herida abierta de cinco centímetros de ancho y se estremece de dolor cada vez que se mueve. Un médico haitiano de la comunidad pasa de vez en cuando para tratar a Louis en su pequeña habitación, escondida dentro de un laberinto de casas en ruinas cubiertas de hollín.

En estos días, muchos migrantes haitianos y aquellos de ascendencia haitiana se quedan en casa por temor a las autoridades, o salen de la casa uno a la vez para evitar abandonar a un niño si ambos padres son deportados.

En una mañana reciente en la principal oficina de migración del país, docenas de haitianos que se aferraban a carpetas, papeles y pasaportes hicieron una fila con la esperanza de renovar los permisos de trabajo, algo que muchos dijeron que habían hecho varias veces en vano; los activistas acusan al gobierno de negarse a procesar el papeleo para tener motivos para arrestarlos.

“La cosa ahora mismo está grave para nosotros”, dijo Edouard Louis, quien llegó a la República Dominicana hace más de 30 años para trabajar en los campos de caña de azúcar bajo un acuerdo bilateral. Ahora vende candados, cargadores y cables USB en un pequeño mercado al aire libre en las afueras de Santo Domingo, y gana apenas lo suficiente para comprar huevos y arroz para su sustento.

Su permiso de trabajo expiró el año pasado, y a pesar de repetidos intentos para renovarlo, no ha recibido respuesta del gobierno. Todavía lleva ese permiso junto con los anteriores en una billetera negra desgastada con la esperanza de que, si es detenido, pueda demostrar a las autoridades que cruzó la frontera legalmente.

Los nacidos en República Dominicana de inmigrantes haitianos se encuentran en una situación similar. Decenas de miles de ellos nunca obtuvieron la ciudadanía y no tienen los documentos necesarios para trabajar o asistir a la universidad. La República Dominicana otorga la ciudadanía sólo a los nacidos de padres dominicanos o residentes legales como resultado de un fallo judicial de 2013, que, según la Organización de los Estados Americanos, “creó una situación de apátridas nunca antes vista en América”.

La sentencia se aplicó retroactivamente a los nacidos entre 1929 y 2010.

Un año después, el gobierno aprobó otra ley que ofrecía un camino a la ciudadanía si habían nacido en la República Dominicana, pero una gran mayoría aún no ha podido hacerlo, especialmente aquellos cuyos padres no cuentan con los documentos requeridos.

“Yo todavía me pongo a llorar”, dijo Erika Jean, de 16 años, nacida en la República Dominicana de padres haitianos y que vive en Batey La Lima, una comunidad empobrecida rodeada por una enorme plantación de caña de azúcar en La Romana, una ciudad costera en el sur de la República Dominicana. “Yo en verdad tengo un futuro bien feo”, dijo. “Ya se me quitaron las esperanzas de obtener los papeles”.

Luis Batista, de 70 años, un trabajador de la caña de azúcar jubilado que llegó a la República Dominicana en 1972, con un permiso de trabajo patrocinado por el gobierno que ya venció, dijo: “No tenemos absolutamente nada aquí. No papeles. No pensión. No atención médica”.

En su vecindario, los niños vuelan cometas hechas con bolsas de plástico, hacen máscaras con cartones desechados, atan una cuerda alrededor de un cubo para que rebote en los baches cercanos. Algunas casas están hechas de metal corrugado, con bolsas de arroz de desecho metidas en los agujeros de las desvencijadas puertas de madera para mantener alejadas a las plagas.

Batista dijo que está parcialmente ciego después de pasar años quemando campos de caña de azúcar junto a su esposa, Ramonita Charles, de 68 años, cuyo padre murió mientras trabajaba en esos campos y no recibió ayuda médica de la empresa que lo contrató.

“No nos dan la pensión. No tenemos trabajo. No podemos salir a la calle”, dijo Charles, quien creció trabajando en los campos de caña de azúcar y es analfabeta. Ahora vende huevos, papas fritas, galletas y otros artículos pequeños en una choza de hojalata para mantener a sus cuatro hermanos, tres hijos y su madre, una extrabajadora de la caña de azúcar que tiene poco más de 90 años.

Y ahora, están las deportaciones.

“Uno sale y no sabe si va a volver a su casa”, dijo.

Las redadas, las deportaciones y los malos tratos del gobierno han disuadido a algunos haitianos de cruzar a la República Dominicana, según un traficante de personas que sólo dio su primer nombre como Luis Fernando.

Nació en Haití, pero ha vivido en la República Dominicana durante 19 años. Pinta y trabaja en la construcción, pero también ayuda a los migrantes a cruzar ilegalmente y paga a los funcionarios dominicanos entre 35 y 90 dólares por hacerse de la vista gorda. A mediados de noviembre, puso en espera a un grupo que quería cruzar.

“Por ahora, mejor que se queden por allá. Hasta que esté todo frío”, dijo.

Y, sin embargo, algunos todavía insisten en llegar a la República Dominicana.

St. Clair, el adolescente abandonado en Dajabón, miró a su alrededor cuando los funcionarios de inmigración que lo habían detenido se fueron y las autoridades se prepararon para cerrar la frontera por la noche. Atrás quedó el flujo de quienes cruzaban la frontera, el estruendo de los camiones y el rugido de las motocicletas que transportaban plátanos, cebollas y otros bienes.

Empleados de UNICEF se disculparon por no poder ayudarlo: cumplió 18 años en octubre y ahora se le consideraba un adulto.

St. Clair comenzó a caminar de regreso hacia la República Dominicana. Un funcionario de inmigración preocupado le gritó: “¿Dónde tú vas a dormir? Tú no tienes dinero”.

St. Clair no respondió. Cuando se puso el sol, pasó velozmente junto a las autoridades, se coló en la República Dominicana y desapareció por una calle tranquila.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Noticias54

                             

Noticias