55

                                                                 

Efemérides

54 grado.com , Hoy es domingo 20 de enero del 2019. Faltan 345 días para el año 2020. Efemérides Nacionales: 1503. Los Reyes Católicos ordenan la creación de la Casa de Contratación de Sevilla, destinada a depositar en la isla Hispaniola las mercancías que lleguen o salgan para América. 1962. Tropas de la Aviación Militar Dominicana matan al Procurador Fiscal de Barahona, doctor Rafael Méndez y Méndez. 1983. Muere en Santo Domingo el empresario y político en ejercicio de la vicepresidencia de la República, Manuel Fernández Mármol. 2004. Es promulgada la Ley 10-04 mediante la cual se le otorga a la Cámara de Cuentas la potestad de realizar el control externo, sobre las entidades generadoras y ejecutoras del presupuesto nacional, función que también realizaba la Contraloría General de la República desde sus inicios, lo que provocaba una duplicidad de funciones. - Es creada en la ciudad de Salvaleón de Higüey, provincia La Altagracia, la Universidad Católica del Este. 2006. La Conferencia del Episcopado Dominicano aboga por un diálogo entre los gobiernos dominicano y haitiano a fin de buscar solución a los conflictos que pueden afectar las relaciones bilaterales. 2010. El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, anuncio su disposición venir al país, como acordaron el presidente Leonel Fernández y el mandatario electo, Porfirio Lobo, quien emitirá un salvoconducto en ese sentido, tan pronto asuma el poder. 2011. El Grupo de Apoyo a Refugiados y Repatriados (GARR) de Haití pide que el exdictador Jean Claude Duvalier, “Baby Doc”, sea juzgado por haber “vendido” a haitianos como braceros en República Dominicana. Efemérides Internacionales: 1486. Cristóbal Colón se presenta en Córdoba a los Reyes Católicos y entra a su servicio. 1500. El marino Vicente Yáñez Pinzón es el primer español que cruza el equinoccio sobre la costa atlántica americana hasta acceder al actual Brasil. 1783. Representantes de Francia, Inglaterra y los nuevos Estados de la Unión firman en París un tratado de paz que pone fin a la guerra de independencia norteamericana. 1936. Muere el rey Jorge V del Reino Unido, siendo sustituido por su hijo mayor como Eduardo VIII. 1839. Tropas chilenas bajo el mando de Manuel Bulnes derrotan los soldados peruanos, agrupados con el nombre de la Confederación en la batalla de Yungay. 1950. Es concertado en Moscú un tratado de amistad, por treinta años de duración, entre la URSS y China. 1952. Tropas británicas ocupan la ciudad egipcia de Ismailía, fuera de la zona reservada en el Canal de Suez. 1953. El general y político Dwight David Eisenhower es juramentado como el 34 presidente de los Estados Unidos. 1960. El embajador de España, Juan Pablo Lojendio, es expulsado de Cuba, después de su irrupción en los estudios de TV, en donde Fidel Castro explicaba al país que las embajadas de España y EE UU efectuaban movimientos contrarrevolucionarios. 1961. El Presidente John F. Kennedy se juramenta como presidente de Estados Unidos, enfocando en su discurso inaugural a temas de la Guerra Fría con la esperanza “de que ambos lados (la URSS y EEUU) inicien nuevamente la búsqueda de la paz”. 1973. La policía portuguesa asesina a Amílcar Cabral, poeta y líder de la revolución de Cabo Verde y Guinea Bissau. 1980. El presidente estadounidense Jimmy Carter exige la suspensión de los Juegos Olímpicos de Moscú si la Unión Soviética no se retira de Afganistán en el plazo de cuatro semanas. 1982. Es asesinado el sacerdote dominico Carlos Morales, tenido como gran defensor de los campesinos indígenas en Guatemala. 1983. En St. Louis County, Missouri, un niño de octavo grado va a su escuela con dos armas y una nota suicida, en la que prometía matar la persona que se burlara de su hermano, hiriendo a dos alumnos, tras lo cual se suicida. 1984. El narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria anuncia su retiro de la política y las filas del movimiento de Renovación Liberal. 1993. El jefe de los militares golpistas haitianos, general Raoul Cedrás, desmiente “tajantemente”, los rumores según los cuales los militares respaldaban el regreso al poder del ex Presidente Jean Bertrand Aristide. 2006. Alí Agca, el turco que le disparó al Papa Juan Pablo II en 1981, regresa a la cárcel, horas después de que un tribunal de apelaciones fallara que debía permanecer más tiempo en prisión por el homicidio de un periodista de Turquía y otros delitos. 2009. Barack Obama jura como el presidente número 44 de los Estados Unidos, convirtiéndose en el primer mandatario afroamericano que ocupa la Casa Blanca. 2010. El presidente Evo Morales emite el Decreto Supremo número 0405, mediante el cual dispone la celebración del “Día del Estado Plurinacional de Bolivia”, una jornada político-patriótica sobre la plural configuración del país. 2011. La policía suiza arresta al banquero Rudolf Elmer, acusado de revelar a WikiLeaks un gran sistema de evasión fiscal que emplean los empresarios ricos y los políticos. 2012. Los gobiernos de Bolivia, Brasil y Estados Unidos firma en la capital boliviana el acuerdo trilateral “Proyecto piloto de sistema de control de la reducción de cultivos excedentarios de coca”, destinado al control y reducción de cultivos de coca en el país andino. 2013. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, jura su segundo mandato con un discurso en el que defiende a inmigrantes y homosexuales. 2017. El magnate inmobiliario Donald Trump, tras asumir la presidencia de los EEUU, lanza su reiterada advertencia a México sobre el tema migratorio y comercial, a lo que Peña Nieto la recuerda que “la soberanía, el interés nacional y la protección de los mexicanos guiarán la relación con el nuevo gobierno de Estados Unidos”. - Centenares de miles de personas en Estados Unidos salen a la calle para mostrar su rechazo al nuevo presidente. Sólo en Washington más de medio millón los manifestantes que dicen ‘no’ a Trump. 2018. El presidente estadounidense, Donald Trump, cumple su primer año en el poder, coincidiendo con el cierre parcial de la Administración, después de que republicanos y demócratas no logran un acuerdo en el Congreso para aprobar el presupuesto federal. Durante este período desmantela varias iniciativas de su predecesor Barak Obama.

Buscar este blog

jueves, 6 de septiembre de 2018

Antes de las pantallas, radio y novelas preocupaban a padres

Cuando Stephen Dennis criaba a sus dos hijos en la década de 1980, nunca escuchó la frase “tiempo que se pasa frente a una pantalla” ni le preocupaban las horas que los chicos pasaran con la tecnología. Cuando compró una computadora Apple II Plus, la consideró una inversión para el futuro y alentó a sus niños a que la utilizaran tanto como les fuera posible.

Vaya que las cosas han cambiado con sus nietos, sus teléfonos celulares y su Snapchat, Instagram y Twitter.
“Parece una adicción”, dijo Dennis, un constructor de viviendas jubilado que vive en Bellevue, Washington. “Antes uno tenía una computadora, una televisión y un teléfono, pero ninguno de esos aparatos estaba conectado con el mundo exterior, salvo el teléfono. La tecnología no era omnipresente”.
Quienes hoy son abuelos tal vez recuerdan con afecto “los buenos tiempos”, pero la historia indica que los adultos siempre se han preocupado por la fascinación de sus hijos con las nuevas formas de entretenimiento y la tecnología desde la época de las novelas de 10 centavos, la radio, las primeras historietas y el rocanrol.
“Esta idea de que nos preocupe lo que los hijos estén haciendo es muy del siglo XX”, declaró Katie Foss, profesora de la Universidad Estatal del Centro de Tennessee. Sin embargo, en lo referente a tiempo frente a una pantalla, “lo único que estamos haciendo es experimentar las mismas preocupaciones que teníamos en la década de 1950”.
Cierto, los temores en la actualidad parecen particularmente agudos... como ha sucedido siempre. Los teléfonos de usos múltiples tienen una presencia altamente personalizada 24 horas al día los siete días de la semana, lo que aviva los temores de los padres hacia la conducta antisocial y el posible contacto con desconocidos peligrosos.
Sin embargo, lo que no ha cambiado es el temor generalizado de los padres hacia lo que estén haciendo sus hijos cuando no los están viendo. En las generaciones anteriores, esto a menudo implicaba que los chicos anduvieran por ahí y se escabulleran de la casa para beber. En la actualidad, podría significar que los chicos se escondan en su habitación y conversen con extraños en internet.
Hace menos de un siglo, el advenimiento de la radio suscitó temores similares.
“La radio al parecer deja a los padres más indefensos que las tiras cómicas, el automóvil, el cine y otros invasores previos del hogar, porque no se le puede impedir la entrada”, declaró Sidonie Matsner Gruenberg, directora de la Asociación de Estudios Infantiles de Estados Unidos, a The Washington Post en 1931. La mayor preocupación que la radio daba a los padres era la manera como se entrometía en otras actividades: la conversación, la práctica musical, juegos en grupo y la lectura.
A principios de la década de 1930, un grupo de madres de Scarsdale, Nueva York, exigieron a las radiodifusoras que cambiaran los programas que ellas pensaban eran excesivamente “estimulantes, daban miedo o eran demasiado intensos” para los chicos, dijo Margaret Cassidy, historiadora de medios de la Universidad Adelphi, en Nueva York, y autora de una crónica sobre jóvenes y medios en Estados Unidos.
Debido al activismo del grupo de madres Scarsdale Moms, la Asociación Nacional de Radiodifusión elaboró un código de ética sobre programación infantil en el que se comprometieron a no presentar a los delincuentes como héroes y abstenerse de glorificar la codicia, el egoísmo y el irrespeto a la autoridad.
Después la televisión irrumpió en la conciencia pública con velocidad sinigual.
El nerviosismo comenzó casi de inmediato. Según un estudio a 6.000 menores, 2.000 padres y 100 maestros efectuado por la Universidad de Stanford en 1961, más de la mitad de los chicos estudiados veían programas para “adultos”, como películas del oeste, de delincuencia y otros que presentaban “problemas emocionales”. Los investigadores se horrorizaron de la violencia en la televisión incluso en los programas infantiles.
Para finales de esa década, el Congreso había autorizado 1 millón de dólares (equivalentes a 7 millones en la actualidad) para estudiar las secuelas de la violencia en la televisión, lo que dio pie a “miles de proyectos” en años posteriores, según Cassidy.
Debido a esta situación, la Academia de Pediatría de Estados Unidos aprobó en 1984 su primera recomendación de que los padres restrinjan la exposición de sus hijos a la tecnología. La asociación médica argüía que la televisión transmitía mensajes irreales sobre drogas y el alcohol, podrían contribuir a la obesidad y alentar actos de violencia. Quince años después, la asociación emitió su célebre edicto de que los chicos de menos de 2 años no debían ver televisión en absoluto.
Esa sorprendente decisión se debió al programa infantil británico “Telettubbies”, en el que salían humanoides retozones con televisores incrustados en el abdomen.
Los videojuegos presentaron un desafío distinto. Las décadas de estudio no han validado el temor más grande: que los juegos violentos alientan una conducta violenta. Sin embargo, desde el momento en que los juegos surgieron como una fuerza cultural a principios de la década de 1980, los padres se asustaron de la manera como los chicos se perdían en juegos tan sencillos y repetitivos como “Pac-Man”, “Asteroids” y “Space Invaders”.
Algunas ciudades intentaron restringir la propagación de los salones de máquinas para jugar. Mesquite, Texas, por ejemplo, insistió en que los padres supervisaran a los menores de 17 años. Muchos padres imaginaron que las salas de videojuegos de los adolescentes eran “cuevas de vicio, drogas y sexo”, escribió en fecha reciente Michael Z. Newman, historiador de medios de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, en Smithsonian.
Esta vez, algunos expertos fueron más compasivos con los chicos. Los juegos pueden reducir la ansiedad de los menores y cumplir el añejo deseo de “estar totalmente absortos en una actividad segura y no poder pensar en nada más”, dijo Robert Millman, especialista en adicciones del Hospital Nueva York-Centro Médico de la Universidad Cornell, al New York Times en 1981. Los describió como alternativas benignas frente a las apuestas y la “inhalación de pegamento”.
Inicialmente la internet _la “supercarretera de la información” que podía conectar a las personas con el conocimiento del mundo_ recibió una aprobación similar por ayudar a las tareas y la investigación. Sin embargo, cuando comenzó a relacionar a la gente, a menudo a personas antes aisladas, pronto aparecieron las ya conocidas preocupaciones.
Sheila Azzara, de Fallbrook, California, recuerda cuando supo de las salas de chat de AOL a principios de la década de 1990 y las consideró “un lugar algo hostil”. Los adolescentes con padres más permisivos que maduraron a principios de la década de 1990 quizá recuerden estas salas de chat como lugares donde una chica de 17 años podía fingir que era un hombre de 40 años (y viceversa) y conversar sobre sexo, drogas y música (o temas más mundanos, como los acontecimientos actuales).
Azzara no se preocupaba demasiado en aquel entonces de las consecuencias de la tecnología en sus hijos. Los celulares no eran tan comunes y las computadoras _si alguna familia tenía una_ estaban por lo general en la sala de estar. Sin embargo, ahora le preocupan sus 12 nietos.
“No interactúan con uno”, afirmó. “Están metidos en una pantalla o en un juego”.

AP



                             

Noticias