noticia principal

                                           

Efemérides

54Grado.com : Hoy es domingo 20 de junio del 2021. Faltan 194 días para el año 2022. Temperatura: 29ºC y 31ºC y la mínima entre 20ºC y 22ºC. :.... Efemérides Nacionales: 1844. El general Juan Pablo Duarte parte hacia el Cibao como delegado de la Junta Central Gubernativa, recibiendo los elogios y afectos por los lugares donde transitaba. 1845. El general Pedro Santana informa al pueblo dominicano, por medio de una “proclama”, el triunfo de las tropas nacionales, comandadas por el general Antonio Duvergé, sobre las haitianas, en Cachimán y El Puerto. 1855. Es aprobada la Ley Sobre Instrucción Pública, primaria elemental o superior, la que autoriza “a todo individuo que tenga las cualidades requeridas, sea nacional o extranjero, para abrir un establecimiento de enseñanza primaria elemental o de instrucción secundaria elemental o superior”. 1896. El presidente Ulises Heureaux promulga una nueva Constitución. 1903. Son celebradas elecciones en las que resulta ganador por ser el único contendor, organizador y presidente Alejandro Wons y Gil. 1929. Es proclamada en Santo Domingo una nueva Constitución. 1931. El general y líder revolucionario Desiderio Arias muere enfrentando las fuerzas del régimen de Trujillo en las montañas de Mao. Su cabeza fue decapitada, trasladada y exhibida en Santiago. 1938. Es creada mediante ley la provincia Dajabón, pero antes de un mes, es aprobada la Ley No. 1532, que le cambia este nombre por el de “Libertador”, en homenaje al dictador Rafael L. Trujillo. 1959. Expedicionarios integrantes de la lucha armada iniciada el 14 de junio en Constanza, llegan a las playas de Maimón y Estero Hondo, Puerto Plata, siendo diezmados antes de alcanzar tierra. 1962. El Consejo de Estado dispone una total revisión de la Constitución de la República. 1964. Se produce el fallecimiento del piloto pionero de la aviación dominicana. Frank Félix Miranda. -Es constituida la Federación Nacional de Transporte Dominicano (FENATRADO), integrada por la Asociación Dominicana de Chóferes Sindicalizados de Santo Domingo, Sindicato Único de Chóferes de Camiones de Santo Domingo, Cargadores y Descargadores de Puerto Plata, Santiago, Santo Domingo e Higüey, entre otros. 1999. La XVIII Convención Extraordinaria del PRD escoge al agrónomo Rafael Hipólito Mejía Domínguez, como su candidato presidencial para los comicios del 2000. 2006. La jueza del Segundo Juzgado de Instrucción del Distrito Nacional, Vanessa Acosta, ordena que el expresidente del Plan Renove, Pedro Franco Badía, sea enviado a juicio para ventilar la acusación de estafa contra el Estado por más de RD$1,800 millones que le hace el Departamento de Prevención de la Corrupción. 2018. La catedrática Emma Polanco se convierte en la primera mujer que dirigirá los destinos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en sus 480 años de fundación, tras su más cercano competidor aceptar la derrota. - La República Dominicana cuenta a partir de la fecha con una Comisión Nacional de Delimitación de Fronteras Marítimas, como instancia de coordinación interinstitucional, que se encargará de evaluar el estado de las fronteras marítimas del país. - Un comunicado emitido por la Inspectoría Salesiana de las Antillas anuncia la separación de la orden del sacerdote Rogelio Cruz de “sus compromisos, votos religiosos y cualquier otro vínculo con la Sociedad Salesiana”, sustentada en un Decreto del Rector Mayor y el Consejo General con sede en Roma. Internacionales: 1782. El Congreso de los Estados Unidos aprueba el diseño del emblema de la nación, utilizando la figura de un águila calva, siendo este el Sello de Estados Unidos. 1837. Alejandrina Victoria es coronada reina del Reino Unido y de Irlanda con el nombre de Victoria I, dando comienzo a la llamada “Era Victoriana“. 1867. El presidente de los Estados Unidos, Andrew Johnson, compra a Rusia el territorio de Alaska. 1895. Los gobiernos de El Salvador, Honduras y Nicaragua firman una de las conferencias unionistas de Centroamérica, conocida como el Pacto de Amapola, en la ciudad del mismo nombre, siendo ideado por el presidente hondureño Policarpo Bonilla. 1933. Los aviadores españoles Mariano Barberán y Joaquín Collar, que habían atravesado el Atlántico a bordo del Cuatro Vientos, parten desde La Habana hacia México, desapareciendo en el trayecto. 1963. Los EEUU. y la URSS. acuerdan instalar el “teléfono rojo”, como línea directa Moscú-Washington, que sigue vigente en la actualidad. - En Buenos Aires (Argentina), un decreto de la dictadura del civil José María Guido veta a todos aquellos partidos en alguna de cuyas listas figuren peronistas o experonistas. El candidato del Frente Nacional y Popular, Vicente Solano Lima, convoca al voto en blanco. 1973. Juan Perón regresa a la Argentina tras 18 años de exilio. El acto de recibimiento en Ezeiza degenera en un baño de sangre. 1977. Estados Unidos construye el gran oleoducto de Alaska, que atraviesa el estado de Alaska de sur a norte. 1990. Es propuesta en Europa la adopción de una nueva unidad monetaria (el ECU) para la Comunidad Europea. 1991. Berlín vuelve a ser capital de Alemania, 43 años después de haber perdido tal condición. 1993. Un tren de alta velocidad atraviesa por primera vez el canal de la Mancha por el túnel submarino que une Francia y Gran Bretaña. 2010. El candidato oficialista Juan Manuel Santos gana las elecciones presidenciales en Colombia con un 69% de los votos frente a su rival, del Partido Verde, Antanas Mockus. 2011. El expresidente tunecino y su esposa son declarados culpables de malversación y otros cargos luego de que se hallaran 27 millones de dólares en joyas y fondos públicos en uno de sus palacios. 2013. El primer ministro palestino, Rami Hamdala, dimite 14 días después de jurar el cargo. - Un millón de brasileños salen a la calle para exigir mejores servicios públicos, especialmente el transporte, que fue aumentado por las autoridades. 2016. El avión Solar Impulse II, que vuela únicamente con energía captada del sol, comienza una de sus etapas más difíciles, la travesía del Océano Atlántico, desde el aeropuerto JFK de Nueva York, desde donde despega a las 2:30 AM, hasta el de Sevilla, 90 horas después. 2018. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aumenta en un 103 % el salario mínimo integral del país, ubicándolo en 5,196,000 bolívares, equivalentes a 65 dólares según la única tasa oficial de cambio en la que un dólar estadounidense cuesta 80.000 bolívares. - El homicidio del adolescente, sucedido en una bodega de El Bronx el 20 de junio de 2018. 2019. El estado de Georgia ejecuta con una inyección letal al reo afroamericano de 42 años Marion Wilson, por el asesinato de un guardia de prisiones en 1996, lo que le convirtió en el ejecutado 1.500 en Estados Unidos desde que la pena de muerte quedó restituida hace cuatro décadas. 2020. El presidente ruso, Vladimir Putin, admite su posible presentación a las elecciones de 2024, lo que será decidido en la votación que se lleva a cabo dentro de las decenas de enmiendas constitucionales que se prevén en el referendo del 1 de julio.

mausan y boletin

Las Calientes Nacionales e Internacionales

Buscar este blog

                     


 

lunes, 25 de enero de 2021

La agenda de Biden

Leonel Fernández
Santo Domingo, RD

Con el fin de la guerra fría, en 1991, que implicó la caída del Muro de Berlín, el desplome de la Unión Soviética y el colapso de las democracias populares de Europa oriental, los Estados Unidos emergieron como la única potencia en el mundo.

Entonces se hablaba del fin de la historia, del triunfo del capitalismo y de la democracia y del momento unipolar norteamericano en la escena internacional.

¿Qué habría ocurrido desde entonces en los Estados Unidos o en el resto del mundo para que en su discurso de toma de posesión el presidente Joe Biden expresase que la democracia norteamericana, aunque frágil, había prevalecido?

No cabe dudas de que con sus palabras, el recién electo presidente estadounidense estaba reconociendo la existencia de una crisis que afectaba lo que nunca se pensó podría ocurrir: la legitimidad del sistema político democrático norteamericano. 

Eso, por supuesto, ocurrió con motivo del asalto al edificio del Congreso el pasado 6 de enero, por una turba de forajidos que incitados por el presidente Donald Trump, procuraba, por medio de la violencia, alterar los resultados de las elecciones presidenciales, los cuales estimaban falsos. Esa acción, considerada inimaginable, no era más, sin embargo, que el último episodio de una cadena de acontecimientos, iniciados en la posguerra fría, que han ido poniendo en evidencia la decadencia económica, social y política de los Estados Unidos. 

Corregir o enmendar esa situación es el objetivo estratégico de la agenda de gobierno del presidente Joe Biden, al reconocer en su reciente discurso inaugural la existencia de seis tipos de crisis que en estos momentos convergen en la vida norteamericana. La primera, claro está, es la de la pandemia del Covid-19, mal gerenciada por su predecesor. Esta ha ocasionado más de 20 millones de contagiados y más de 400 mil muertos, una cifra superior, esta última, a todas las víctimas estadounidenses acaecidas durante la segunda guerra mundial. 

Luego está el impacto económico generado por la pandemia, de contracción económica, alto desempleo y quiebra de empresas. 

Igualmente, las crisis de la desigualdad social, del racismo, del cambio climático, de confianza y credibilidad en el sistema, así como del papel de los Estados Unidos en el mundo.

Todo eso equivale a decir que la colosal tarea que tiene por delante el presidente Biden para colocar a su país, nuevamente, en una posición de liderazgo mundial, requiere abordar factores tanto internos de los Estados Unidos como globales.

DESAJUSTES DE LA GLOBALIZACIÓN

Para poner en ejecución sus planes de gobierno, el recién estrenado presidente ha empezado por desmantelar el legado de Donald Trump, quien ha sido el que ha llevado la crisis estadounidense a su actual estado de ebullición.

Pero revertir las desatinadas políticas aplicadas por su antecesor ya no resulta suficiente para reactivar el sistema económico, social y político estadounidense, como tampoco lo sería simplemente retornar a lo que se hacía en los tiempos de Barack Obama. 

La situación es bastante compleja; y es que después del fin de la guerra fría, lo que empezó a dominar en el mundo fue el fenómeno de la globalización económica, comercial y financiera.

En principio, fueron los movimientos de izquierda, a nivel internacional, quienes combatieron la nueva ola globalizadora, exigiendo una globalización solidaria con rostro humano.

Pero, con el tiempo, de manera paradójica, fueron los movimientos y partidos políticos de derecha y de extrema derecha los que terminaron asumiendo el discurso antiglobalizador. 

La razón se debió a que las cadenas globales de valor causaron la salida de diversas empresas de los Estados Unidos para irse a instalar a otros lugares. Esto así, por motivos de reducción de costos laborales y, por consiguiente, de aumento de utilidades para las empresas.

 Así pues, sin habérselo planteado como meta, la globalización dio origen a un fenómeno de desindustrialización, afectando de esa manera, con un alto nivel de desempleo, y por tanto, de inestabilidad económica y social, a un importante segmento blanco, clase media y trabajadora, de la población norteamericana.

A esto se le añadió el déficit comercial, la crisis financiera global del 2008, la recesión global que por cerca de una década le siguió y la propaganda de que la migración masiva de hispanos les perjudicaba en el sentido de que resultaba una mano de obra más barata que los desplazaba del mercado laboral.

Fueron, entre otros, esos factores sociodemográficos, económicos y culturales, los que engendraron el descontento y sirvieron de fundamento para la creación de una base social de apoyo a la escogencia de Donald Trump en las elecciones del 2016, y a que obtuviese más de 70 millones de votos en los pasados comicios presidenciales.

CAMBIO DE RUMBO

Inmediatamente después de su toma de posesión, el presidente Joe Biden firmó 17 órdenes ejecutivas, memorandos y proclamas para dejar sin efecto las políticas adoptadas por Trump, tanto en el orden interno como en el ámbito internacional.

Obedecía al criterio elaborado en su discurso de que en estos momentos, en los Estados Unidos, “hay mucho que reparar; mucho que restaurar; mucho que sanar, mucho que construir y mucho que ganar.”

Ordenó la suspensión de la construcción del muro en la frontera con México y dejó atrás la política aislacionista y unilateralista de los cuatro años anteriores. 

Reintegró a los Estados Unidos en el Acuerdo de París, sobre cambio climático, así como en la Organización Mundial de la Salud, para de esa manera restituirle a ese organismo autoridad y prestigio en su rol de coordinador mundial de la política sanitaria.

Biden ha establecido que durante su gestión de gobierno los Estados Unidos volverán a desempeñar un papel activo en los organismos multilaterales, lo que representa un gran punto de avance en la forma de abordar y resolver los grandes problemas y conflictos globales.

Pero hay graves dificultades en las que, indudablemente se encontrará en la conducción de su política exterior. Es el caso, por ejemplo, de como recuperar la confianza de los tradicionales aliados norteamericanos en Europa.

Durante la pasada administración republicana, el gobierno norteamericano trató en forma humillante a sus tradicionales aliados del mundo transatlántico. Sus consideraciones sobre el papel de la alianza militar de la OTAN llevaron a Francia y Alemania a considerar la necesidad de diseñar una autonomía estratégica en lo concerniente a la seguridad.

Pero igual ocurre con Irán. ¿Cómo podrá ese país musulmán creer en los Estados Unidos, si lo que se negocia y acuerda con un gobierno, es desconocido por el que sigue, de manera unilateral?

¿Cómo abordar la relación con China, con la que independientemente de las diferencias comerciales, geopolíticas o de competencia tecnológica que existan, no se le debe tratar con un tono y una retórica que no estén a la altura de su condición de segunda potencia económica del mundo?

¿Cómo se llevarán hacia adelante las negociaciones con Rusia para la firma de un nuevo tratado de reducción de armas nucleares?

¿Cuál será su política frente a América Latina y el Caribe, más allá de Cuba y Venezuela?

En fin, la agenda del presidente Joe Biden, tanto doméstica como global, para superar la actual crisis multidimensional de los Estados Unidos, será dura, compleja y difícil. 

 Pero, en todo caso, para bien de su país y el mundo, será superior a la que dejó en herencia su antecesor en el cargo de inquilino de la Casa Blanca.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias54

                             

Noticias