55

                                                                 

11

54Grado.com - Hoy es lunes 17 de diciembre del 2018. Faltan 15 días para el año 2019. Temperatura: Max: 30 | Min: 22 - Efemérides Nacionales: 1500. Los reyes de España reciben a los hermanos Cristóbal y Bartolomé Colón en la Alhambra, logrando el Almirante palabras de consuelo y la restitución de sus bienes, pero no que se reponga como gobernador de La Española. 1844. Vicente Celestino Duarte y su hijo Enrique, llagan a Venezuela procedentes de Estados Unidos, para reunirse con el Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte a su arribo por el puerto de La Guaira. 1847. El presidente general Pedro Santana, emite un decreto por el cual cambia los jueces que debían juzgar a José Joaquín Puello y su hermano Gabino, Pedro de Castro, Hipólito Fresnel y Manuel Trinidad Franco. 1849. Ante el peligro de una nueva invasión conducida por el general Faustino Soulouque desde Haití, el jefe del ejército dominicano, general Manuel Jiménez González, declara movilización colectiva en todo el territorio. 1925. Una ley del Congreso cambia el nombre de la provincia Pacificador por el de Duarte, en homenaje al fundador de la patria. 1927. El presidente haitiano Louis Bornó llega a Santo Domingo en visita oficial de tres días, durante los cuales discute con su par dominicano Horacio Vásquez, el tema de la prohibición de los productos dominicanos a territorio haitiano. 1955. Es inaugurado en la Capital dominicana el puente colgante sobe el río Ozama, bautizado con el nombre de Radhamés Trujillo Martínez, hoy Juan Pablo Duarte, construido en algo más de RD$5.0 millones. 1961. Es creado el Frente Obrero Unido Pro-Sindicato Autónomo (FOUPSA), tenido como la primera organización sindical, luego del ajusticiamiento del tirano Rafael Trujillo. - El Ensanche capitalino “Presidente Machado”, es rebautizado con el nombre de “Ensanche Espaillat”, en honor al Presidente Francisco Ulises Espaillat. - El presidente Joaquín Balaguer anuncia sus pretensiones de continuar en el cargo hasta 1963. 1962. Llega al país el secretario general de la OEA, doctor José A. Mora, para asistir al simposio sobre democracia representativa y a observar el desarrollo de las elecciones dominicanas del día 20. - El PRD pide aplazar las elecciones prevista para el 20 de diciembre, hasta el 21 de enero de 1963 y anuncia el retiro de todas sus candidaturas. 1967. Son creados los Comandos de la Resistencia Dominicana, dirigidos por el Coronel Francisco Caamaño y Amaury Germán Aristy. 1969. El hijo mayor del tirano Rafael Trujillo Molina, Ramfis Trujillo Martínez sufre un aparatoso accidente de tránsito en Madrid, España, provocándole múltiples laceraciones en gran parte de su cuerpo. 1970. Es creada mediante la Ley 70, la Dirección General de la Autoridad Portuaria Dominicana, con las funciones de controlar y administrar con sentido comercial los puertos de la República. 2005. La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia anula la calificación penal dada por la Corte de Apelación del Distrito Nacional a la demanda por difamación, depositada por el senador Hernani Salazar Simó contra el doctor Marino Vinicio Castillo, pero ratifica la condena civil al pago de un millón de pesos. 2010. El periódico español El País publica los cables en poder de WikiLeaks relacionados con la República Dominicana. 2015. El Tribunal Constitucional (TC) anula en su totalidad la Ley 550-14 que instituiría un nuevo Código Penal del país, al considerar que se produjo un “vicio sustancial” del procedimiento legislativo. - El juez de la instrucción especial de la Corte de Apelación del Distrito Nacional envía a la cárcel de Najayo al ex juez Francisco Arias Valera y a la jueza suspendida Awilda Inés Reyes Beltré, acusados de actos de corrupción y de lavado de activos. Efemérides Internacionales: 1500. Cristóbal Colón es recibido por los Reyes Católicos tras regresar de América cargado de cadenas, y recupera la confianza de los soberanos. 1571. Comienza en Salamanca el proceso de la inquisición contra fray Luis de León. 1777. Francia reconoce la Independencia de los Estados Unidos. 1790. Es hallada la “Piedra del Sol” o el “Calendario Azteca”, bajo la Plaza Mayor de ciudad de México. 1793. por su victoria ante los ingleses en Toulon, Napoleón es nombrado brigadier general, convirtiéndose en el mas joven de Francia. 1819. El Congreso de Angostura decreta la unión de Venezuela y Nueva Granada en la República de la Gran Colombia y designa presidente a Bolívar. 1830. Muere el Libertador Simón Bolívar, en la Quinta de San Pedro Alejandrino, cerca de Santa Marta, en la costa caribeña de Colombia. 1903. Los hermanos Wilbur y Orville Wright logran el primer vuelo que duró 12 segundos y en el que su aeroplano recorrió unos 40 metros sin elevarse más de un metro del suelo. 1936. Nace en Buenos Aires, Argentina, el niño Jorge Mario Bergoglio, actual Sumo Pontífice de la Iglesia Católica con el nombre de Francisco. 1945. La República de Honduras es aceptada como miembro de las Naciones Unida. 1963. El congreso de Estados Unidos aprueba, por mayoría de votos, el convenio definitivo para restituir a México 333 hectáreas del territorio del parque urbano El Chamizal. 1981. Es secuestrado en su apartamento de Verona, Italia por cuatro miembros de las Brigadas Rojas que se hacen pasar por plomeros, el general estadounidense James L. Dossier, el oficial de más alto rango asignado por los Estados Unidos a la OTAN. 1996. Un comando del Movimiento Revolucionario Tupac Amarú toma la embajada japonesa en Lima, Perú. 1995. En Haití son celebradas elecciones presidenciales, las que son ganadas por René García Preval, postulado por el Movimiento Lavalás, que liderea el ex presidente Jean Bertrand Aristide, las que registraron una abstención superior al 75 %. 1996. Un comando del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru toma la embajada japonesa en Lima, Perú. 1998. En Londres, la Sala de los Lores de la Ley acoge la presentación de la defensa del ex dictador chileno Augusto Pinochet y anula la resolución que autorizaba la extradición a Chile, debido a que el juez Lord Hoffman no informó de sus vínculos con Amnistía Internacional. - En Bangladesh, 25 mueren al hundirse un transbordador en el Río Buriganga, en una región cercana a Dacca, la Capital. 1999. La Asamblea General de la ONU, en su Resolución 54/134, declara el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, a conmemorarse anualmente cada 25 de noviembre. 2005. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, revela en una alocución en directo por radio y televisión, haber autorizado a la Agencia de Seguridad Nacional, interceptar comunicaciones de los ciudadanos, sin el permiso de un tribunal. - Muere en Washington a la edad de 83 años, el periodista investigador Jack Anderson, ganador del premio Pulitzer, al que temían los políticos corruptos o furtivos. 2010. En Túnez se quema a lo bonzo el joven universitario y vendedor ambulante Mohamed Bouazizi, iniciando así la Revolución de los Jazmines, que será la mecha de la Revolución en el mundo árabe de 2011. 2011. Fallece a los 69 años el presidente norcoreano Kim Jong-il, quien dirigió el país comunista con mano de hierro desde el 1994. Su hijo menor, Kim Jung-un, asumió el poder. 2014. Después de medio siglo enfrentamiento, Estados Unidos y Cuba anuncian la reanudar de sus relaciones diplomáticas, rotas desde 1961 y proceden a la liberación de agentes detenidos de ambas naciones. - En Carolina del Sur, una juez decreta que George Stinney, el condenado a muerte más joven de la historia de Estados Unidos, no tuvo un proceso justo. 2015. Israel y Turquía alcanzan un acuerdo de reconciliación, después de la crisis que supuso el ataque israelí contra un barco turco que se dirigía a Gaza en 2010. - El presidente de los Estados Unidos Barak Obama pide al Congreso de su país levantar el embargo impueste en 1962 contra el gobierno comunista del líder cubano Fidel Castro.

2

                                                                 

Buscar este blog

lunes, 23 de abril de 2018

Finjus aboga por más consenso en proyecto de ley sobre violencia contra las mujeres

SANTO DOMINGO. La Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) considera que el Proyecto de Ley que crea el Sistema de Apoyo Integral para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres requiere de un mayor consenso entre los actores oficiales y sectores sociales vinculados, a fin de que su versión final tenga una mayor profundidad y especificidad para alcanzar la eficiencia y eficacia necesarias en la lucha contra este grave flagelo.

“Es cada día más claro que el Estado dominicano ha mostrado, en los últimos años, una gran incapacidad para contener, prevenir y minimizar los daños que provoca la violencia de género en toda la sociedad. Los niveles que ha alcanzado, tanto en víctimas mortales como en el daño agudo a las familias, especialmente a los niños, niñas y adolescentes, y el impacto negativo que este fenómeno tiene en todas las áreas sociales, ameritan que el Estado asuma el compromiso de diseñar, ejecutar y sostener políticas públicas exitosas, que respondan adecuadamente a nuestra realidad y que enfoquen el problema desde una perspectiva integral, con responsabilidad y con los recursos suficientes”, expresa Finjus en un documento enviado a los medios.
Para la institución, “este es el momento en el que las políticas a aplicar para enfrentar la violencia de género han de ser transversales y verdaderamente eficaces. Para ello, un proyecto de ley que aborde integralmente esta materia, puede significar un importante paso de avance; lo cual sumado a la creación de las capacidades operativas concretas por parte de los poderes públicos, podría traducirse en resultados positivos y distintos a los obtenidos a lo largo de la historia reciente”.
Tal como ha sido presentada, la iniciativa otorga a la Procuraduría General de la República una suerte de dirección de las acciones de prevención de estos delitos puntuales, lo que ha creado reticencia en el Ministerio de la Mujer, que considera que dicha dirección ha de ser asumida por ese organismo y no por un organismo de persecución de la criminalidad.
Sobre estas divergencias, la Finjus entiende que la violencia de género debe afrontarse desde una perspectiva dual; en primer orden, la idea de un potencial hecho punible, y, por otro lado, como el resultado de patrones socio-culturales que responden a conductas normalizadas históricamente en sociedades como la nuestra. Asimismo, que conviene revisar la iniciativa legislativa en cuanto a la factibilidad y eficacia de la centralización que pareciera ser atribuida al Ministerio Público en tanto órgano rector en la labor de diseño y formulación de las políticas públicas en contra de este flagelo”. “En ese sentido, una atención integral, que busque contrarrestar este flagelo, debe considerar la interacción entre el órgano encargado de regir la política de Estado contra la criminalidad y la entidad responsable de fomentar y lograr la equidad de género”,
A continuación el texto íntegro de la Finjus
Finjus llama a alcanzar mayores consensos en el Estado y la sociedad en proyecto de ley sobre violencia contra la mujer
La Fundación Institucionalidad y Justicia, Inc. (FINJUS) considera que el Proyecto de Ley que crea el Sistema de Apoyo Integral para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres requiere de un mayor consenso entre los actores oficiales y todos los sectores sociales vinculados, a fin de que su versión final tenga una mayor profundidad y especificidad para alcanzar la eficiencia y eficacia necesarias en la lucha contra este grave flagelo.
Es cada día más claro que el Estado dominicano ha mostrado, en los últimos años, una gran incapacidad para contener, prevenir y minimizar los daños que provoca la violencia de género en toda la sociedad. Los niveles que ha alcanzado, tanto en víctimas mortales como en el daño agudo a las familias, especialmente a los niños, niñas y adolescentes, y el impacto negativo que este fenómeno tiene en todas las áreas sociales, ameritan que el Estado asuma el compromiso de diseñar, ejecutar y sostener políticas públicas exitosas, que respondan adecuadamente a nuestra realidad y que enfoquen el problema desde una perspectiva integral, con responsabilidad y con los recursos suficientes.
La mayoría de las políticas públicas que han sido implementadas en esta temática en el país en los últimos años han mostrado graves insuficiencias en el conocimiento apropiado de los operadores de sistema sobre la magnitud del problema y las causas que lo generan. Han mostrado asimismo la falta de personal especializado para la atención de las víctimas, la falta de coordinación interinstitucional en el logro de las metas y objetivos y finalmente en la dispersión de los sistemas de registro, monitoreo y seguimiento de casos y lo peor, de los enfoques en que ha sido abordada la problemática.
En ese sentido, desde FINJUS consideramos que este es el momento en el que las políticas a aplicar para enfrentar la violencia de género han de ser transversales y verdaderamente eficaces. Para ello, un proyecto de ley que aborde integralmente esta materia, puede significar un importante paso de avance; lo cual sumado a la creación de las capacidades operativas concretas por parte de los poderes públicos, podría traducirse en resultados positivos y distintos a los obtenidos a lo largo de la historia reciente.
El Proyecto de Ley que crea el Sistema de Apoyo Integral para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres, representa una iniciativa loable de cara a la gravísima problemática que constituye el auge de la comisión de este delito. En el contenido del proyecto se reflejan presupuestos interesantes como la colaboración interinstitucional, el manejo de datos estadísticos concretos y la articulación y coordinación de políticas sectoriales en el seno de las distintas instancias de los poderes públicos y el Estado a través de un sistema integral que planifique en base a ejes transversales.
Sin embargo, esta iniciativa de ley ha encontrado cierta reticencia por las competencias que atribuye, pues otorga a la Procuraduría General de la República una suerte de dirección de las acciones de prevención de estos delitos puntuales. Con relación a ello, el Ministerio de la Mujer considera que dicha dirección ha de ser asumida por ese organismo y no por un organismo de persecución de la criminalidad.
En cuanto a las divergencias planteadas, es preciso puntualizar que la violencia de género debe afrontarse desde una perspectiva dual; en primer orden, la idea de un potencial hecho punible, y, por otro lado, como el resultado de patrones socio-culturales que responden a conductas normalizadas históricamente en sociedades como la nuestra. En ese sentido, una atención integral, que busque contrarrestar este flagelo, debe considerar la interacción entre el órgano encargado de regir la política de Estado contra la criminalidad y la entidad responsable de fomentar y lograr la equidad de género.
El artículo 169 de nuestra Ley Sustantiva establece que “El Ministerio Público es el órgano del sistema de justicia responsable de la formulación e implementación de la política del Estado contra la criminalidad, dirige la investigación penal y ejerce la acción pública en representación de la sociedad República Dominicana. Constitución Política. Artículo 169. Subrayado nuestro.”. De igual manera, la Ley No. 86-99, que crea la Secretaría de Estado de la Mujer (hoy Ministerio), establece en su artículo 1, que este organismo es “responsable de establecer las normas y coordinar la ejecución de políticas, planes y programas a nivel sectorial, interministerial y con la sociedad civil, dirigidos a lograr la equidad de género y el pleno ejercicio de la ciudadanía por parte de las mujeres Ley de Creación de la Secretaría de Estado de la Mujer No. 86-99. Artículo 1..”
De ambas disposiciones puede colegirse que el Ministerio Público define políticas contra la criminalidad, lo cual contiene el delito de violencia de género; mientras que el Ministerio de la Mujer coordina la ejecución de políticas y planes dirigidos a lograr la equidad de género y que la mujer pueda ejercer sus derechos ciudadanos a plenitud.
La Ley No. 133-11 Orgánica del Ministerio Público, establece en su artículo 7 el alcance y las especificidades de la formulación de la elaboración de la política criminal por parte del Ministerio Público al indicar que “(...) es el órgano responsable de la formulación e implementación de la política del Estado contra la criminalidad, que está dirigida a prevenir, controlar, gestionar y perseguir los hechos punibles Ley Orgánica del Ministerio Público No. 133-11. Artículo 7. Subrayado y resaltado nuestro.” y que “(...) para garantizar su eficacia y vinculación, las políticas preventivas y de control serán articuladas bajo la responsabilidad directa del Procurador General de la República en colaboración con los otros órganos e instituciones que corresponda.
De ahí que pudiese entenderse que corresponde expresamente a la Procuraduría General de la República la función de elaborar las políticas contra la criminalidad y de articular las políticas de prevención y control que comprende con la colaboración de otros organismos involucrados en estos fenómenos.
Ahora bien, más allá de definir competencias absolutas respecto a este tema que, de entrada, obliga a la cooperación de todas las instancias del Estado a la ejecución de una planificación que surja homogeneizada tanto desde la Procuraduría como del Ministerio de la Mujer, conviene revisar la iniciativa legislativa en cuanto a la factibilidad y eficacia de la centralización que pareciera ser atribuida al Ministerio Público en tanto órgano rector en la labor de diseño y formulación de las políticas públicas en contra de este flagelo.
Es menester considerar que uno de los mayores problemas del modelo de centralización de competencias en la elaboración estratégica de iniciativas legislativas y políticas públicas, se encuentra al momento de su formulación, ya que la misma centralización no permite una debida coordinación efectiva con los distintos actores. Es por ello que entendemos que se debe apostar a la instalación de un modelo con responsabilidades articuladas que no hagan las instancias incumbentes dependientes de la voz de un órgano que, hasta por su misma naturaleza, no puede conocer las particularidades sectoriales de las demás entidades.
La distribución de funciones con una buena coordinación interinstitucional permite una mayor eficiencia a cada una de los actores, los cuales tendrán objetivos precisos y mecanismos apropiados para que cada órgano cumpla con su función, a fin de cuentas la vinculación y coordinación transversal entre órganos del Estado, resulta fundamental para lograr una eficacia mayor en la ejecución de las políticas de que se trate.
Reiteramos que, en la violencia de género inciden factores culturales, sociológicos, históricos y sociales, que rodean el contenido meramente jurídico que pudiera hacerse al respecto; a modo de ilustración, resultaría engorroso atribuir al órgano persecutor de la criminalidad el diseño de políticas especializadas para la atención de violencia de género desde las unidades de atención sanitaria. Diferente fuera que desde salud pública se diseñe un plan y/o políticas enfocadas a ese sector que sean discutidas en la mesa de trabajo del sistema de apoyo donde de manera genérica podrán valorarse los ejes transversales de prevención del crimen y de equidad de género.
La labor del Ministerio Público, dentro de ese sistema de apoyo, debe enfocarse en lograr una coordinación para aplicar las políticas correspondientes a la prevención del delito, fomentando que los demás ministerios y/o entidades asuman responsablemente lineamientos que permitan combatir las causales de la violencia contra la mujer. Entendiendo que, en materia de manejo de la criminalidad, son los encargados de indicar las estrategias que correspondan.
De su lado, el Ministerio de la Mujer, como entidad que busca lograr la equidad de género, debe estar inmersa en todas las iniciativas que afecten directa o indirectamente a las mujeres y sus familias; su rol debe materializarse desde la procura de hacer reconocer y visibilizar la transversalidad del tema de género en todas las políticas públicas del país a ser ejecutadas por los distintos ministerios e instancias gubernamentales.
En definitiva, el Estado reconoce que todo acto de violencia y discriminación contra las mujeres tiene que ser enfrentado de manera integral y multidimensional, facilitando que las mujeres se conviertan, a través de los órganos e instituciones oficiales y privados, en parte de las iniciativas que diseñen y ejecuten propuestas de soluciones a estos males.
Al haber explicado los aspectos jurídicos, sin dejar de lado la factibilidad del asunto, desde FINJUS expresamos nuestro deseo de que este proyecto legislativo recorra el camino del consenso social y, más allá de su marco formal, puedan definirse los detalles sustantivos que hacen de las normas un instrumento de operativización de políticas integrales. De este modo, podrán generarse los apoyos y la legitimidad que puedan dar al país una respuesta conjunta e institucional frente a esta grave problemática que preocupa enormemente a toda la población dominicana.
Finalmente, consideramos que como en toda sociedad democrática, es necesario que una ley de esa naturaleza sea producto del conocimiento amplio de todos los sectores involucrados, de forma que las mejores iniciativas y propuestas sean debatidas y adoptadas por los órganos correspondientes, en el marco de nuestro ordenamiento jurídico.
Solo así podremos convertir las leyes, políticas públicas y propuestas ciudadanas en herramientas de cambio en todas las áreas que lo requieren, pero de manera muy especial en el campo de la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres donde el Estado dominicano ha mostrado graves dificultades, debilidades y deficiencias. La sociedad dominicana desea que en este caso específico y en otros similares, reine la coordinación interinstitucional e intersectorial y que en los diferentes órganos del ámbito estatal predomine la inteligencia y el diálogo para articular sus respectivas competencias en una causa tan imperiosa como la erradicación de la violencia contra la mujer.

Joaquín Balaguer fue una de las figuras políticas y literarias de la República Dominicana

                             

Noticias